Responsabilidad

Patrocinando aproximadamente a 540 escuelas chárter, la Junta Estatal de Arizona para Escuelas Chárter es la entidad más grande que autoriza y supervisa las escuelas chárter en el estado. Como un componente de sus procedimientos de autorización, ha desarrollado medidas de protección para garantizar que las políticas y procedimientos de inscripción de este tipo de escuelas cumplan con las leyes estatales y federales.

 
Por ejemplo, los solicitantes interesados ​​en abrir una nueva escuela chárter a través del proceso de solicitud para este fin, deben "describir los requisitos y documentos de admisión equitativos y necesarios propuestos en el paquete de inscripción". Además, en febrero de 2017, la junta mejoró la sección de Mercadotecnia e Inscripción de estudiantes de las instrucciones de solicitud para exigir a los solicitantes que "identifiquen la documentación recopilada por separado como parte de los procesos de inscripción y matriculación". 
 

Un vocero de la junta de escuelas chárter dijo que "la base lógica para este requisito es determinar durante el proceso de evaluación de una nueva solicitud del solicitante ha pensado a fondo qué documentos son apropiados y dentro del estatuto para solicitar durante el proceso de inscripción versus el proceso de registro. "Si un solicitante, por ejemplo, señalara que los documentos pertenecientes a las necesidades de educación especial de un estudiante se recopilan en otro tiempo que el del proceso de inscripción, entonces "el Panel de Revisión Técnica que revisa la solicitud indicaría que el solicitante no ha cumplido los criterios para esta sección", según el portavoz de la junta de chárter.
 

Una vez aprobadas, las nuevas escuelas chárter reciben una visita no anunciada al plantel en el primer año por parte de los gerentes de sus programas de educación asignados, durante la cual se revisan las políticas y los formularios de inscripción conforme a los Estatutos Revisados de Arizona (A.R.S.) §15-184.
 
Se requiere que las escuelas que no cumplen con los requisitos legales y contractuales (por el contrato entre el responsable de autorizar a la escuela chárter y el propietario de la escuela chárter), tales como alinear su plan de estudios con los estándares académicos de Arizona, están requeridas a tomar medidas correctivas. Revisiones al plantel también se llevan a cabo cada cinco años y cada vez que surgen aspectos preocupantes sobre una escuela. Sin embargo, a pesar de estas medidas de rendición de cuentas, muchos procedimientos de inscripción no cumplen con las reglas pre-establecidas.
 

Incluso con sus medidas de protección establecidas, la Junta Estatal de Arizona para Escuelas Chárter no supervisó eficazmente a estas escuelas, dado que los materiales de inscripción, manuales, sitios web y otros materiales públicos de tantas escuelas chárter de Arizona contienen infracciones, así como lenguaje de exclusión relacionado con la inscripción de estudiantes. Independientemente de si esta falla es causada por la falta de recursos o procedimientos inadecuados para revisar las escuelas chárter, es preocupante que la Junta haya pasado por alto estas políticas ilegales de inscripción o de exclusión.

 

Siguente: Quejas de Padres de Familia a la Junta de Escuelas Chárter →

 

Stay informed

ACLU of Arizona is part of a network of affiliates

Learn more about ACLU National