Quejas de padres de familia a la Junta Estatal de Arizona para Escuelas Chárter

Los padres de familia pueden presentar quejas ante la Junta Estatal de Arizona para Escuelas Chárter a través de un sistema en línea que se dio a conocer en 2015. Según un portavoz de la Junta, "Todas las quejas recibidas se revisan para determinar si la queja está dentro de la jurisdicción de la Junta". De ser así, la Junta reenvía la información al titular de la escuela chárter, y le da al titular de la misma un plazo breve para responder. Posteriormente, el personal de la junta revisa la respuesta y decide si justifica más acciones de parte de la Junta. Hasta marzo de 2017, se habían presentado y procesado casi 120 quejas. Aquí hay algunas que tratan sobre los problemas de inscripción:
 
Escuela Bright Beginnings

Un padre de familia presentó una queja ante la Junta Estatal de Arizona para Escuelas Chárter en junio de 2016. En su queja, el padre dijo que él y su esposa recibieron un correo electrónico en enero de 2016 notificándoles que su hijo fue seleccionado en un sorteo para asistir al programa de kindergarten de jornada completa en la Escuela Bright Beginnings durante el año escolar 2016-17.

El padre dijo que "puntualmente" aceptó la propuesta y le pagó a la escuela $400, que cubría una tarifa de actividad estudiantil y el primer mes de matrícula. La escuela cobra matrícula por la segunda mitad de su programa de kínder de jornada completa, lo cual está permitido, ya que la Legislatura Estatal de Arizona sólo proporciona fondos para la primera mitad del kínder de jornada completa en las escuelas públicas.

El padre dijo que a él y a su esposa también les dijeron que su hijo tenía que realizar una prueba obligatoria de "preparación para el kínder" para determinar en qué forma podría prepararse el niño durante el verano. Pero dijo que nunca les dijeron que la prueba "dificultaría la aceptación". Dijo que la escuela "renegó" de la aceptación de su hijo en el programa de kínder, y se quedó con los $400. La familia presentó una demanda, alegando que la escuela retuvo el dinero por un servicio que prometió sin entregar tal servicio.

Respondiendo a la queja, la Escuela Bright Beginnings dijo que a pesar de que la escuela tenía una póliza no reembolsable, reembolsó a los padres los $400 completos. Sin embargo, la escuela no admitió haber cometido ninguna irregularidad.

 
Academia Heritage Gateway

Un padre de familia presentó una queja ante la Junta Estatal de Arizona para Escuelas Chárter en junio de 2016. La madre trató de inscribir a su hija, que ingresaba al 7° grado, para el año escolar 2016-17. La escuela requirió que tomara una prueba de nivel como parte del proceso de inscripción.

Unos días después de que su hija completara la prueba de nivel, la madre dijo que recibió una llamada de la oficina de inscripciones de la escuela. "Me llamó para decirme que la escuela no sería una buena opción para [mi hija] porque no obtuvo el puntaje lo suficiente alto", escribió el padre en su queja.

Ella dijo que preguntó si su hija podía participar en una clase de organización y liderazgo que la escuela ofrecía para ayudar a los estudiantes con necesidad de instrucción adicional. Ella dijo que el secretario de admisiones le dijo que la clase era sólo para estudiantes que cuentan un Programa de Educación Individualizado (IEP por sus siglas en inglés). Luego, el padre preguntó si podía acordar una junta con la escuela para crear un IEP para su hija. El secretario de admisiones, sin embargo, declinó "y nuevamente dijo que no creía que la escuela sería una buena opción", según la queja presentada.

Eventualmente, ella dijo que el secretario de admisiones le dijo que si aún deseaba inscribir a su hija, primero tendría que asistir a la escuela de verano.

La escuela respondió a la queja, diciendo que nunca negó la admisión al estudiante. La escuela declaró que requiere que los estudiantes potenciales realicen una prueba de nivel y utilicen los resultados de la prueba para determinar si los estudiantes deben asistir a la escuela de verano. La escuela dijo que las clases de verano ayudan a los estudiantes a prepararse para el riguroso plan de estudios de la escuela, pero que no es obligatorio.

Además, la escuela negó haber informado a los padres que su hija no podía participar en la clase de organización y liderazgo. La escuela dijo que los estudiantes que deseen tomar parte en la clase, primero deben ser evaluados para la elegibilidad de educación especial. Sin embargo, la escuela no abordó las acusaciones de que el secretario de admisiones declaró que la escuela no era "adecuada" para la hija del demandante.

 
Academia Preparatoria Veritas

En una queja presentada en septiembre de 2016 ante la Junta Estatal de Arizona para Escuelas Chárter, una madre afirma que inscribió a su hijo en la Academia Preparatoria Veritas y pagó las cuotas requeridas, incluyendo un depósito de $175 por el uso de libros, $130 para comprar 19 libros y $45 para un paseo a un campamento.

Ella dijo que tres semanas después de inscribir a su hijo, el director de información académica de la escuela le informó que su hijo sería asignado en el octavo grado en lugar del noveno grado, donde pertenecía, debido a su nivel de dominio del inglés. Ella dijo que también le dijeron que la escuela no tenía un programa para alumnos de inglés, lo cual, según ella, la sorprendió "por el nivel de educación que la escuela indica que tienen".

Ella dio de baja a su hijo, quien dijo que sentía que no era bien aceptado en la escuela, y lo llevó a otra escuela. Agregó que se sintió "discriminada" porque la escuela tomó la decisión de llevar a su hijo a un nivel inferior antes de evaluar las habilidades de inglés de su hijo.

En su respuesta a la queja, la Academia Preparatoria Veritas declaró que tres maestros le habían dicho al director de información académica de la escuela, al final de la primera semana del nuevo año escolar, que el hijo del demandante carecía de preparación académica para el noveno grado. Como resultado, el director de académicos habló con la madre sobre la posibilidad de trasladarlo al octavo grado.

La escuela también indicó que sí tenía un programa para estudiantes que están aprendiendo inglés, y que el hijo de la demandante tenía programado tomar una prueba el 25 de agosto de 2016 para ver si era elegible. Pero, según la escuela, él nunca tomó el examen porque su madre lo retiró de la escuela un día antes de que fuera programado para tomarlo. La escuela agregó: "El problema no era su inglés, sino que era más probable que disfrutara de éxito académico en octavo grado".

 

Siguente: Metodología →

← Regresar a Tabla de Contenidos 

Stay informed

ACLU of Arizona is part of a network of affiliates

Learn more about ACLU National