Mi nombre es Estefany Sandoval y tengo 18 años. Quiero compartir mi experiencia cuando quise inscribirme a una escuela por primera vez en los Estados Unidos.

Llegue a este país con muchas ganas de estudiar, pero por muchas razones no pude hacerlo cuando vive en California y luego en Nueva York. Cuando llegue a Arizona muchas personas me ofrecieron su apoyo para ayudarme a inscribirme en una escuela y me entusiasme muchísimo. Me dijeron que podía atender a una escuela cerca de mi casa, y pronto mi trabajadora social hizo una cita con el director de Glendale High School.

Yo estaba muy nerviosa porque al fin estaba por cumplir unos de mis sueños más grandes—estudiar. Pensaba que a lo mejor me decían “¡Puedes empezar mañana!” y me emocione cuando el director me dijo eso. Pero pronto me di cuenta de que se estaba burlando de mí. La pareció gracioso mi edad, que no hablaba inglés y que en mi país solo llegué al nivel seis. Se estaba burlando en mi cara y entre risas me dijo “No pierdas tu tiempo tratando de inscribirte, no tiene caso. No puedes entrar a una escuela normal como está.” Me sentí muy desilusionada porque yo solo quería estudiar. Pensé que no había nada que hacer y salí de la escuela sin esperanza.

Después de unos meses, recibí la ayuda de Demand to Learn, una campaña de la ACLU de Arizona, y me dijeron que lo que paso no estuvo bien—lo que me hicieron es contra leyes federales y estatales. Me explicaron mis derechos y después de oír varias historias similares a la mía, decidimos mandar una queja a la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación. En la queja, describimos el trato de estudiantes inmigrantes y pedimos que Glendale Union me otorgaran inscripción y que pararan sus prácticas discriminatorias.

Ahora, en respuesta a nuestra queja, el distrito de Glendale ha concedido a un acuerdo en un esfuerzo para cumplir con leyes estatales y federales y dar la oportunidad de estudiar a cada estudiante que desea inscribirse en sus escuelas.

El acuerdo incluye varios cambios, como:

  • El distrito revisara el proceso de inscripción para asegurar de que cada estudiante que vive en el distrito puede atender sus escuelas, sin importar dominancia del idioma inglés, estatus migratoria o edad.
  • El distrito no referirá a estudiantes dentro edades 17-21 que no dominan el idioma ingles a clases dadas en línea, y permitirán que atiendan clases en sus escuelas.
  • El distrito no pedirá información sobre el estatus migratorio del estudiante o sus padres/guardianes.
  • Preguntas como la fecha cuando el estudiante comenzó la escuela en los Estados Unidos o si el estudiante es un refugiado serán eliminadas de la forma de inscripción.
  • El distrito entrenara sus empleados sobre la prohibición de discriminación sobre la base de origen nacional, edad, y discapacidad. 

Estos cambios ayudaran a muchachos en el futuro en obtener una educación y ser parte de nuestra comunidad.

Glendale Union me robaron la oportunidad de obtener una educación y ser parte de me comunidad. Espero que estos cambios ayudaran que muchachos como yo que no sufran la misma discriminación en el futuro.  

Estoy muy agradecida con la ayuda que Demand to Learn me ha dado. Comparto mi historia para que muchachos como yo no se queden callados. Yo sé cómo se siente ser rechazada por una escuela. No es justo que escuelas destruían nuestros sueños. Estoy feliz que mi queja fue investigada completamente y que llegamos a un acuerdo que protege los derechos de estudiantes inmigrantes y refugiados. Espero que lo mismo puede ser hecho con todos quienes fueron rechazados simplemente por llegar a este país buscando una vida mejor.

Si su hijo ha sido rechazado de una escuela del distrito de Glendale o cualquier otra escuela en Arizona, comparte su historia con Demand to Learn

 

Stay informed

ACLU of Arizona is part of a network of affiliates

Learn more about ACLU National