Discriminando a Estudiantes con Discapacidades

Por Jacque Salomon
 

Me emocioné cuando recibí una llamada del plantel de la Academia Preparatoria de ASU, informándome que mis hijos habían sido seleccionados mediante un sorteo y ahora me invitaban a inscribirlos. Inmediatamente los di de baja de la escuela chárter a la que asistían, y fui a la Academia Preparatoria de ASU para comenzar el proceso de inscripción.

Mientras estaba allí, les dejé el Programa de Educación Individualizada de mis hijos, que detallaba sus necesidades de educación especial y los servicios que la escuela debía proporcionar. Cuando llegué a casa, había un mensaje en mi contestador automático. Era de alguien de Academia Preparatoria de ASU que me llamó para avisarme que no podía inscribir a mis hijos después de todo porque la escuela ya no tenía cupo para estudiantes con necesidades educativas especiales.

Llamé a la escuela, pensando que se trataba de algún tipo de malentendido. Pero ellos siguieron diciéndome lo mismo. Su única solución fue volver a colocar a mis hijos en la lista de espera y llamarme cuando la escuela tuviera espacio para mis hijos. Sentí que la escuela discriminaba a mis hijos debido a sus necesidades educativas especiales, por lo que presenté una queja ante la Oficina de Derechos Civiles (OCR por sus siglas en inglés) del Departamento de Educación de EE.UU. en enero de 2012.

Argumenté en mi queja que la Academia Preparatoria de ASU discriminó a mis hijos por discapacidad. Unas semanas más tarde, recibí una carta de la OCR informándome que investigarían si la escuela violó la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación federal de 1973, que protege los derechos de los estudiantes con discapacidades en programas y actividades que reciben ayuda financiera federal del Departamento de Educación de Estados Unidos.

No fue hasta aproximadamente ocho meses después que la escuela voluntariamente firmó un acuerdo de resolución. Para entonces, ya había inscrito a mis hijos en su escuela anterior. Aunque la Academia Preparatoria de ASU no admitió fallas, acordó realizar los cambios recomendados por la OCR para corregir el problema.

La escuela acordó dar seguimiento a los estudiantes que se salen a mitad del año escolar, así como documentar si tienen discapacidades y si recibieron educación y servicios especiales. La escuela también acordó documentar las necesidades académicas de los posibles estudiantes que están en la lista de espera para su admisión a mitad de año, y si finalmente asistieron a la escuela. Si los futuros estudiantes no asistieron, se le pidió a la escuela que explicara la razón. Esto permite que la OCR supervise los procedimientos de la escuela para garantizar que la escuela no discrimine a los estudiantes con discapacidades.

Como madre de estudiantes con discapacidades, sentí que tenía el deber de defender a mis hijos, y me alegro de haberlo hecho.

 

Siguente: Requisitos de Conducta →

← Regresar a Tabla de Contenidos 

Stay informed

ACLU of Arizona is part of a network of affiliates

Learn more about ACLU National